Blog/Consejos

10 trucos infalibles para comer bien por menos

hucha

Lo sabemos: la vuelta de las vacaciones son muy muy duras. Retomar la rutina, adiós a la buena vida y para colmo, la mayoría de las veces nos espera un mes de septiembre lleno de gastos tras un verano en el que nos cuesta ser comedidos con las compras… Pues la comida es fundamental así que, si hay algún tema con el que abrocharse el cinturón no es este.

Pero también es cierto que entre abrocharse el cinturón o racanear y ser ahorradores manteniendo una dieta sana y sabrosa hay un abismo. Por eso, vamos a repasar 10 medidas que puedes/debes tomar para no despilfarrar en la cesta de la compra.


1.Planificación

menu

Es una medida muy recomendable en casi todos los aspectos de la vida pero a la hora de alimentarse es imprescindible. Así, no solo conseguirás que tu alimentación sea la adecuada, sino que además, es la mejor forma de contener el gasto que dedicas a ella. Si planeas qué es lo que vas a cocinar cada día y haces la compra en función a estos menús, seguro que no tienes que desechar productos porque ya han caducado o estén en mal estado. Además, puedes acogerte mejor a los productos de temporada, que son más económicos. La improvisación es el enemigo del ahorro, créenos.


2. Los productos de temporada

fruta

Ya lo hemos adelantado en el punto anterior, pero es que es vital. Los productos de temporada no solo tienen posibilidades de tener menos elementos nocivos y ser más nutritivos por el tipo de producción y recolección al que son sometidos, sino que además, son mucho más económicos. Si prestas atención a nuestros puntuales calendarios de temporada no te costará ningún esfuerzo elaborar un menú delicioso sin tener que abrir un proceso de investigación cada vez que quieres encontrar un ingrediente. Además, necesitarás un presupuesto más reducido para hacer la compra de la semana.


3. Haz tus propios congelados

congelados

Los congelados nos vienen de maravilla para esos momentos en los que no tenemos mucho tiempo para ir a la compra o para cocinar, pero puedes probar a hacerlos tu mismo. Cocina más cantidad de la que vas a consumir en cada tanda gastronómica y congela lo que no se vaya a consumir ese día. De esta forma puedes prolongar en el tiempo el consumo de algunos alimentos que puedes comprar de temporada (y por tanto más económicos) y tener esos precocinados que tan bien te vienen, de forma menos costosa y sobre todo, más saludable. Pero ojo con los congelados, ya sabes que no todo se puede congelar y que por helar un producto no lo conviertes en imperecedero.


4. Presta atención a tu nevera y a tu despensa.

conservas

Con frecuencia los tenemos repletos de cosas y luego decimos que hay que hacer la compra porque no hay nada para la cena. Revísalo de nuevo porque seguro que si prestas más atención, encontrarás un montón de platos que puedes elaborar con básicos sin necesidad de acudir de nuevo al súper, y de paso, evitarás que muchas de esas cosas se caduquen. Una buena forma de hacerlo es aprovechando para descongelar o hacer limpieza: no te quedará más remedio que consumir todas esas cosas que llevan compradas siglos y que, como te descuides, vas a tener que tirar.


5. Las ofertas están para algo

super
A la hora de planificar tus comidas lo ideal es hacerlo en base a dos ideas: que suponga una dieta variada y completa y que los productos que vas a utilizar estén a buen precio. Todas las tiendas tienen ofertas de las que además suelen informar con antelación, así que no estaría de más que las tuvieses a mano antes de planificar tu menú. Y si aprovechas esas ofertas para el “momento congelados” del que ya hemos hablado, pues mejor que mejor.


6. Creatividad

arroz con verduras

Cenar dos veces lo mismo porque sobró no suele ser lo más tentador para nadie pero ¿y si pruebas a hacer con esas sobras un plato diferente? Unas espinacas rehogadas pueden acabar siendo una tortilla maravillosa, y si con el arroz a la cubana no se consumió todo el arroz, siempre puede convertirse en una guarnición estupenda para el pollo en salsa. Redecora tus sobras y conviértelas en un plato nuevo. Evitarás desperdiciar mucha comida.


7. Dile sí a la carne e innova

guiso

Igual atraviesas un momento en el que no puedes tomarte un solomillo tantas veces como te gustaría, pero seguro que si buscas un poquito (en este blog sin ir más lejos) encuentras un montón de recetas distintas con las carnes más baratas obteniendo sabores espectaculares. ¿O crees que el pollo solo se puede hacer a la plancha o empanado?


8. Ve a la compra a última hora del día

vegetales

Esta medida es sobre todo válida en los mercados de abastos pero a veces, también funciona en las grandes superficies. Hay muchos productos que cuando acaba la jornada, si no se han vendido, se tiran, ya que no están lo suficientemente vistosos como para ser vendidos al día siguiente. Con frecuencia, sobre todo en fruterías y pescaderías, los vendedores les dan una última oportunidad bajando el precio cuando se acerca la hora del cierre, ya que es mejor venderlo obteniendo menos beneficios o solo cubriendo costes, que tenerlo que tirar y no sacar nada. No se trata de productos que estén en mal estado, sino que ya no están lo suficientemente “bonitos” o que van a caducar demasiado pronto. No es una mala opción ¿no?


9. Lo exótico, en las tiendas étnicas

fideos de arroz

La comida exótica (o internacional) no suele ser la más barata de súper. Sin embargo, si acudes a una tienda especializada, con frecuencia podrás encontrar estos productos a mejor precio. Es decir, los fideos de arroz para hacer un plato oriental los puedes encontrar a muy buen precio en las tiendas orientales, mientras que en una tienda genérica siempre costará más. Lo mismo pasa con las salsas caribeñas o la pasta italiana. Hoy en día es fácil encontrar en cualquier ciudad un supermercado “para chinos” en el que encontrarás diferentes tipos de salsa de soja y a mejor precio que en tu supermercado habitual.


10. Cada cosa en su lugar

basura

Constantemente estamos tirando comida a la basura porque se nos ha estropeado y en la mayoría de los casos se trata sencillamente de que no lo hemos guardado de la forma adecuada. Te avanzamos unas cuantas pautas que no hay que olvidar, pero si no las conocías, investiga un poco, ya que hay un millón de matices más a tener en cuenta que te pueden ahorrar mucho dinero:

  • Para conservar los ajos, pélalos e introdúcelos en un bote hermético en el frigorífico o en un bote lleno de aceite.
  • El pan de molde te durará más tiempo fresco si lo guardas en la nevera (el pan del día también la verdad, pero dejará de estar crujiente).
  • Envuelve la lechuga en papel de periódico en el frigorífico, pero recuerda luego lavarla bien antes de consumirla.
  • Si te sobra salsa de tomate, métela en un bote de cristal cubriéndolo con un chorro de aceite y en la nevera. No solo durará más tiempo, sino que además no perderá sus cualidades alimenticias.
  • Para que la bollería no se reseque, introdúcela en una caja metálica junto con una manzana entera bien lavada y seca.
  • Las cebollas hacen que las las patatas se estropeen antes, así que guardarlas separadas.

Y así una y mil cosas que harán que la compra te dure más tiempo en perfecto estado.


Pues mucho ánimo y a por septiembre. ¡Qué seguro que es un mes maravilloso!

2 pensamientos en “10 trucos infalibles para comer bien por menos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s