Blog/Mundo foodie

Las quejas 9 más habituales en los restaurantes

hombre enfadado

En verano somos mucho más dados a comer fuera de casa y esto aumenta el riesgo de encontrarnos con situaciones que no os gustan a la hora de comer. Es una simple cuestión de estadística.

En estos casos hay gente de todo tipo. Desde los que se resignan abnegados, pensando que con no volver a ese establecimiento basta, hasta los que remueven Roma con Santiago para que o bien se les indemnice por las molestias o que al menos el restaurante pague las consecuencias de sus errores. Nosotros evidentemente respetamos ambas posturas, pero sí nos planteamos que si el negocio en cuestión conoce en que ha fallado o que es lo que no le gusta a sus clientes, siempre tendrá la oportunidad de enmendar su error ¿no te parece?

Algo así pensaron en la asociación de consumidores Consumer Report a la hora de realizar un estudio entre cerca de 1.000 restaurantes para saber cuáles eran las quejas más habituales de los comensales. Estos son algunos de los resultados más llamativos:


La limpieza

Parece obvio que es el tema en el que los clientes se muestren más sensibles, pero ¿hasta este punto? Un 76% de los restaurantes encuestados admitieron haber tenido reclamaciones relacionadas con la higiene. Desde luego que no pensamos que trate de algo premeditado por parte de los responsables de los establecimientos pero, seguramente, este toque de atención les haya servido para mejorar su servicio. Y es que, los cubiertos o mesas sucias, los manteles con manchas o las salas insuficientemente aseadas no gustan a nadie. Por muy selecto que sea el vino, los restos de carmín de un comensal anterior nos pueden dejar sin ganas de probar ni una gota.


La ubicación de la mesa

Es evidente que al hecho de comer bien le tiene que acompañar también el estar cómodo. El 38% de los establecimientos confiesa haber tenido alguna queja con respecto a la ubicación de la mesa y parece que las puertas no gustan demasiado: ni la de acceso a la sala, ni la de la cocina ¡y mucho menos la del baño! Señores restauradores, piénsenlo: igual es mejor tener un par de reservas menos incluso en momentos de máxima ocupación, a cambio de tener clientes más felices. Finiquiten esa mesa que está en la puerta del aseo y que realmente nadie quiere.


Sin tiempo de saborear

Seguro que te ha pasado alguna vez que parecía que el camarero te estaba escoltando deseando llevarse tu plato y que, poco menos que te dejó disfrutar del postre. Pues parece que a los comensales de los restaurantes que han participado en esta encuesta también. ¡Nada más y nada menos que un 61% de ellos han recibido alguna queja de clientes que se sintieron presionados a la hora de comer! Bastantes prisas hay ya en el día a día, como para que en la comida también nos estén presionando. ¡No hay buena comida que no esté firmada con una buena sobremesa!


Sin espacio ni para respirar

Pues no, ni en la puerta del baño, ni codo con codo con la mesa de al lado. Un 40% de los restaurantes encuestados han recibido quejas porque las mesas estaban demasiado juntas. Desde luego que no es un tema fácil. Está claro que a mayor número de mesas, más servicios y por tanto más ingresos. Pero ¿compensa? Sin duda se trata de un asunto que cada uno tendrá que valorar particularmente, aunque el porcentaje de quejas es suficientemente alto como para merecer, al menos, una reflexión.


El móvil no, gracias

Es uno de los datos más curiosos de este estudio, aunque del todo lógico. Lo que sucede es que, en este caso, la solución no está tanto en manos de los restaurantes como de los propios clientes. Y ¿quién será el que tire la primera piedra? No es agradable estar comiendo mientras el de al lado no para de hablar por teléfono o mientras está constantemente sonando el WhatsApp del de la mesa de enfrente. Pero es que, el que más o el que menos ha cometido alguna vez el mismo “pecado”. ¿Salas sin móvil? A juzgar por la demanda de espacios con wifi no estamos seguros de su éxito, pero igual se puede meditar.


No es lo que parece

¿Quién no ha tenido en la mano una carta con unos platos con nombres o incluso fotos espectaculares que poco tenían que ver luego con lo que traía el camarero? ¡Hasta 54% de quejas en este sentido! Comensales que eligen un plato que luego apenas pueden relacionar con lo que les sirven. ¡Ojo con esas fotos retocadas, el tamaño de las raciones reflejadas y esas descripciones pretenciosas que tantos líos acarrean! La honestidad es una virtud muy valorada ¡y más cuando se trata de comer! Las falsas expectativas engañan a los clientes una vez, pero son casi una garantía de cliente perdido.


Servicio deficiente

En este sentido las quejas son de distintos tipos y desde luego, dignas de ser analizadas y tenidas muy en cuenta. Más de la mitad de los encuestados han recibido quejas por la lentitud del servicio -¿tú también te has sentido tentado a irte sin pagar alguna vez cuando empezabas a pensar que tu cuenta nunca llegaría?-; el 72% ¡72%! se han topado con acusaciones de tener en su plantilla camareros maleducados o excesivamente condescendientes y, hasta un 24% de que se abusaba de la familiaridad en el trato. La comida puede ser excelente, pero si el servicio nos hace sentir incómodos…


Equivocaciones en la cuenta

Evidentemente, en un post sobre quejas, el dinero tenía que aparecer. El 48% de los encuestados han recibido reclamaciones con respecto a los errores a la hora de calcular la cuenta. Desde luego que uno no siempre se para a examinar detenidamente la cuenta. Resulta hasta grosero. Pero es muy embarazoso e irritante descubrir que lo que se pretendía cobrar no se corresponde con el precio real de lo consumido, que no se avisaba con claridad de que no se incluía IVA o que en la carta aparece el precio de media ración sin especificar y cuando haces la comanda te ponen automáticamente la ración completa. Es un tema al que hay que prestar mucha atención. Una equivocación así, dejará un muy mal sabor de boca al cliente por fantástica que haya sido la comida.


Y a ti ¿qué es lo que más te molesta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s