Blog/Consejos

Estados Unidos en la mesa

Plato_modalesEEUUEstados Unidos es tan grande como variado y multicultural. Sin embargo, la etiqueta y los modales en la mesa son muy similares en todo el país, y tampoco demasiado diferentes a las costumbres europeas. Un dato curioso al respecto: los americanos son menos dados a las citas gastronómicas formales que los europeos, pero cuando estas se dan, tienen unas pautas de comportamiento basadas en dos títulos “de cabecera” para cualquier familia americana de un nivel educativo medio: Emily Post Etiquete (que se publicó por primera vez en 1922) y Amy Vanderbilt (de 1952). ¡Son la base de la educación protocolaria americana y, pese al tiempo transcurrido, siguen siendo los dos referentes de plena actualidad!

Aunque, como en cualquier cultura, hay cientos de curiosidades, costumbres y normas en torno a la comida. Vamos a repasar las más interesantes.


Los preliminares

Reserved sign

La seriedad y la formalidad en la mesa comienzan incluso antes de llegar a ella. La reserva en un restaurante es como cualquier otra cita o compromiso: si has hecho una reserva, no puedes ni olvidarte, ni obviarla, ni llegar tarde. Si por cualquier motivo no vas a poder acudir, avisa lo antes posible y, si vas a retrasarte, llama y confirma la hora a la que llegarás. Es una cuestión de consideración hacia los demás y es una falta de cortesía muy grande retrasarse o no acudir a un restaurante en el que has realizado una reserva. En algunos establecimientos, en el momento de hacer la reserva, se solicita un número de cuenta y se carga a ese número una tasa que en caso de no acudir a la cita, no se devolverá. Es una forma muy “sutil” de exigir seriedad.

Por otra parte, como en la mayoría de las culturas, la comida comienza cuando el anfitrión despliega su servilleta. Esta es la señal para hacer lo mismo. Por cierto, la misma contraseña sirve para dar por finalizada la comida: cuando el anfitrión coloque su servilleta sobre la mesa, la comida se dará por concluida.

Con respecto a la servilleta, conviene tener en cuenta alguna puntualización más:

  • Cuando te sientes, lo primero que deberás hacer es cogerla, desdoblarla y colocarla sobre tu regazo.
  • Si el restaurante es de cierta categoría, es probable que sea el propio camarero el que te coloque la servilleta.
  • Una vez desdoblada, la servilleta no volverá a apoyarse en la mesa hasta que no haya concluido la comida y te dispongas a marcharte, momento en el que deberás dejarla sobre la mesa, a la izquierda y semidoblada.
  • La única excepción, que en la medida de lo posible deberás evitar, es, si durante la comida necesitas ausentarte para ir al lavabo. En ese caso, déjala a un lado del plato y nunca sobre la silla. Por supuesto sin doblar.

Por lo demás, lo obvio: las servilletas no sirven para limpiarse la nariz, ni los cubiertos, ni la cara al completo. Únicamente boca y manos y con sutileza.

En cualquier caso, servilletas aparte, nadie deberá empezar a comer hasta que todos los comensales estén servidos.

Una última cosa muy importante, seguro que lo has visto en muchas películas y te avisamos que es real como la vida misma: es muy frecuente que antes de comenzar una comida se diga una oración de agradecimiento. Cierra los ojos, inclina la cabeza en señal de respeto y simplemente di “amén” una vez que haya concluido. Estaría muy feo que ya estuvieses comiendo cuando comience la oración, así que ya sabes: observa al anfitrión y atento a lo que haga él. Esto incluye retirar las sillas a las mujeres para ayudarlas a sentarse. Si ves que lo hace, haz lo propio con tu compañera de mesa.


Consejos básicos (pero imprescindibles) 

Hay muchas pautas de comportamiento que no varían de un país a otro pero que convine recordar. Por ejemplo, a la hora de usar los cubiertos deberás comenzar con los que estén más alejados del plato continuando con los siguientes hacia dentro y terminando por los más cercanos al mismo.

Y con respecto a los panecillos, platitos de mantequilla y demás, recuerda una regla que no falla: lo que esté a la izquierda de tu plato es lo tuyo.

A la hora de servir la comida, ten en cuenta que los platos se sirven desde la izquierda y se retiran por la derecha. Intenta no entorpecer al servicio. Como es lógico, el “por favor” precede a cualquier petición que quieras realizar, y el “gracias” cierra la frase. Además, pese a lo que sucede en demasiadas ocasiones, a los camareros no se les ignora, se les agradece igualmente su servicio, incluido el retirar los platos y vasos usados. Que sea su obligación o su trabajo no te exime de mostrar tus mejores modales. Por cierto, si necesitas un camarero, bastará con que levantes el dedo. No es necesario que grites, ni agites la mano, ni nada por el estilo.

Si te ponen pan con mantequilla, úntala con tu propio cubierto; y en el caso de las salsas, primero échala en tu plato y después la distribuyes por la comida como más te plazca con tus propios cubiertos. Evidentemente los cubiertos de servir no son de uso particular, así que sírvete y devuélvelos a su sitio para que puedan utilizarlos los demás.

Con estas pautas claras, por fin está todo el mundo sentado, habéis empezado a comer y alguien te pide que le pases la bandeja con guarnición que hay justo a tu lado.. Sin problema. Únicamente ten en cuenta que los platos se pasan siempre de izquierda a derecha, sin estirarse sobre la mesa o cruzarse con otros comensales para llegar a los alimentos. Espera si es necesario y cede amablemente el turno a la otra persona. Por supuesto la sal y la pimienta se pasan en el convoy en el que vienen dispuestos, incluso si alguien pide uno solo de estos condimentos. Y si te piden pan, o cualquier otra cosa, se acerca la bandeja, no la pieza de mano a mano.

Y por favor ¡muy importante!: si alguien ha pedido la sal, aunque estés en el camino por el que debe pasar hasta llegar a su destinatario, no se intercepta. Cuanto ese comensal la haya usado, será tu turno. Igual sucede con la cesta de pan y el resto de las cosas. Nada de “aprovechando que” ¡Quedarás fatal si lo haces!

Por cierto, a la hora de coger los cubiertos en Estados Unidos lo habitual es cambiar de mano a la hora de comer tras corta la comida. Es decir, toman el cuchillo en la mano derecha y el tenedor con la izquierda y después, cuando van a llevarse la comida a la boca, dejan el el cuchillo en el plato y cambian el tenedor de mano. Ya, es un poco caótico pero es un detalle a tener en cuenta.


Las obviedades lógicas de la buena educación

restaurante

Sí, casi todo lo sabes ya, pero lo recordamos, que nunca viene mal:

  • No hables con comida en la boca.
  • Mantén los codos fuera de la mesa. Por cierto, en Estados Unidos lo normal es tener la mano izquierda sobre el regazo a menos que la estés usando.
  • Prueba la comida antes de sazonarla. Sino, estarás enviando un mensaje de desaprobación o predisposición negativa que resulta muy muy grosera, ya que es un desprecio al esfuerzo del anfitrión.
  • Si quema, no soples la comida para que se enfríe. Si está demasiado caliente, toca esperar un poquito.
  • Y recuerda, cada alimento con su cubierto y si tienes dudas, observa lo que hacen los demás, no improvises.
  • Con respecto a la comida, corta únicamente lo que vayas a tomar en cada bocado y procura que estos sean pequeños. Tómalos lentamente.
  • Si no te gusta la comida y no te sientes capaz de hacer un cumplido, simplemente permanece en silencio.
  • Si estás muy lleno para comerte todo lo que te han servido, no pasa nada por dejar algo en el plato. Bastará con una frase de disculpa acompañada por un halago.
  • En este sentido además, si tienes alguna limitación dietética, deberás hacérselo saber a tu anfitrión antes de aceptar la invitación a la comida o cena, ya que resultará muy violento comunicarlo una vez que todo esté preparado.
  • No juegues con los alimentos ni con los cubiertos, y esto incluye no señalar con los mismos, ni a personas ni a cosas.
  • Si estás hablando, deja reposar los cubiertos en el plato hasta que termines. Quedaría fatal que te pusieses a gesticular con un tenedor o una cuchara en la mano.
  • En cuanto al ritmo, como se suele decir: sin prisa pero sin pausa. No devores la comida por mucho que te guste, ni obligues a los demás a que te estén esperando. Ten en cuenta que, cuando los demás hayan terminado y el anfitrión haya dejado sus cubiertos, la comida se dará por concluida.
  • Cuando hayas terminado, los cubiertos no deberán tocar la mesa de nuevo. Deja los tenedores, cuchillos y cucharas sobre el plato o la taza marcando las 04:20 horas.
  • Por cierto, sí: cada vez que una mujer se levanta o vuelve a la mesa, todos los hombres deben ponerse en pie.

Detalles que dejan huella

gracias

Tras la comida o cena, si se ha tratado de un acto formal o quieres dejar una muy buena impresión, es muy habitual (y recomendable) enviar una nota de agradecimiento dirigida a la anfitriona. Si se trata de alguien de mucha confianza, podría servir también una llamada de teléfono, pero siempre quedará mejor la nota.

El té o el café suele ser el punto y final a la parte formal de una cena o comida. A partir de ahí, el anfitrión hará las invitaciones pertinentes a continuar la reunión en otro sitio o dar por finalizado el encuentro.

Aunque no conozcas a nadie o no seas el más extrovertido del lugar, es un detalle importante que intentes mezclarte con otros comensales y no te limites a hablar con las pocas personas que conozcas. Sé sociable, pero ten en cuenta que en España tendemos a hablar demasiado alto y que en muchos países (como Estados Unidos) este tono de voz resulta grosero.

Si por el contrario eres muy dicharachero, también tendrás que encontrar tu punto medio para dejar que los demás participen. Y en cuanto a los temas: cosas agradables, por favor, y adecuadas para una sobremesa. Esto significa que ni religión, ni política.

Con el espacio personal, pasa como con la voz. Los besos y abrazos no forman parte de los modos de saludo habituales de los estadounidenses a no ser que seas un familiar muy cercano y, aun así, rara vez entre dos hombres. A la hora de hablar, también deberás mantener una distancia prudencial para no hacerles sentir incómodos.


Esos percances que te ponen a prueba

Si se cae algo en la mesa, ya sea comida, el vino, agua, etc. no lo intentes limpiar con tu servilleta. Y si se cae algo al suelo, olvídate de ser súper servicial y ponerte a recogerlo. Puedes provocar una situación incómoda. Pero evidentemente, si se ha caído algo y ves que te va a manchar, sí puedes utilizar la servilleta para protegerte. En cualquier caso, notifica a un camarero lo sucedido y, si es necesario, pide que te traigan un servicio nuevo.

Por cierto, la estadounidense no es una cultura en la que esté bien visto sorber los alimentos ni eructar. Por el contrario, resultan de pésima educación.

Si necesitas sonarte la nariz, no lo hagas en la mesa. Excúsate, ve al baño y, por supuesto, lávate las manos después. Por cierto, no hace falta que digas que vas al baño. Ese comentario sobra en presencia de la comida.

Si te entra tos, cubre la boca con la servilleta. Por higiene y para amortiguar el ruido. Y si ves que es un ataque de tos muy fuerte que no puedes controlar, lo más adecuado es acudir al aseo.

Y como norma básica de educación en la mesa en cualquier punto del planeta, ya sabes cuál es el sitio adecuado para el teléfono móvil: en el bolso o bolsillo y apagado o en silencio. ¡Muy importante tendría que ser una llamada para no quedar como un grosero atendiendo al teléfono!

Los palillos en la mesa, no, la verdad. Ya sabes, mejor vas al baño y solucionas allí, del tirón, todos los problemas que puedas tener. Como el tema de retocar en maquillaje… La mesa no es el sitio ¿verdad?


El vino

El vino es un bebida muy frecuente en la sociedad americana y además, están muy orgullosos de su calidad. Solo hay tres cositas a tener en cuenta:

  • Si no deseas beber, coloca la mano sobre a copa y déjalo claro desde un principio.
  • La copa se coge por el tallo.
  • Si cada plato lleva su vino -que es lo normal-, no deberás acabar las copas a la fuerza. Pasa a la siguiente sin problema y deja lo que ya no desees tomar.

La cuenta

la cuentaLo normal, es que si vais a cenar un grupo de personas por parejas, la cuenta se divida entre el número de parejas y se pague a partes iguales. En estos casos, lo recomendable es notificárselo al camarero antes de que traiga la cuenta. Pero si la diferencia entre lo que han consumido unos comensales y otros es muy notable, habrá que considerarlo a la hora de echar cuentas -al igual que si hay personas que no beben alcohol-. No sería justo que todo el mundo pagase lo mismo. Pero recuerda que discutir por quién paga la cuenta anda lejos de ser una cortesía fuera de España. Esos regateos tan frecuentes en nuestro país resultan muy violentos en otras culturas.

Por otra parte, como seguro que ya sabes, en Estados Unidos es obligatorio dejar propina. El porcentaje a dejar suele estar entre el 15% y el 25% del total, aunque para ser más precisos hay algunos porcentajes que te interesa conocer:

  • Al camarero se le suele dar entre un 15% y un 20% del total de la cuenta.
  • Si hay un servicio extraordinario deberás dejar un 25%.
  • Para el sumiller se deja el 15% de la factura vino.
  • Al barman entre un 10% y un 15% de la factura de lo consumido en el bar.
  • Al guardarropa lo normal es dejarle un dólar de propina por prenda.

Para evitar situaciones embarazosas, si en la cuenta total no te han incluido la propina, paga primero el importe de lo consumido y luego deja la propina. Por cierto, la propina es para el camarero, no para el establecimiento así que, si la comida no te ha gustado, deberás dejar propina igualmente. El camarero no tiene la culpa.

Por cierto, en las pizzerías, hamburgueserías y similares, suele haber un bote para dejar las propinas.


No hay tantas diferencias con nuestras costumbres ¿verdad? Si en algún tema tienes dudas, ya sabes: observa o directamente pregunta.

¡Que disfrutes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s